domingo, 22 de enero de 2017

Ya me lo dijo


Llevaba algún tiempo sopesando la posibilidad de prejubilarme, pero mi mujer insistía en quitármelo de la cabeza. Yo le hacía ver las ventajas y desventajas que aquello me reportaría para así tratar de convencerla,  y ella erre que erre, que si tal, que si cual, que si me iba a aburrir, que si iba a echar en falta una ocupación constante, que si me iba a encerrar en casa, que si iba a terminar por no ducharme, que si perdería el gusto por el buen vestir, que con la rutina me iba a acabar abandonando, etc.

        Y aquí me encuentro ya prejubilado. Nada de lo que me dijo se cumplió, excepto lo del abandono. Creo que la vieron hace unos meses por Canarias con un morenazo muy apuesto. 

         No será que no me lo dijo...

2 comentarios:

Andres Castellanos dijo...

jaja. Jaja. Nunca se sabe si con eso a lo mejo se sale ganando

pedro serrano dijo...

JAJAJAJA ....

¡Ya toca!

Ya se está acercando el nuevo año y nos encontramos con el mismo problema de siempre: ¡hasta cuándo tenemos que dejar de decir ¡feliz añ...