Derrame mental LIX



Con esta crisis tan tremenda que estamos padeciendo, mi economía se ha visto seriamente mermada, pasando a ser la econodeotros.  

Son risas y lágrimas

Es bien conocido que es más fácil hacer llorar que hacer reír.
        No dejo de asombrarme como día sí y día también, nuestros políticos aparecen en los medios de prensa con la sonrisa -y casi carcajada- dando sus explicaciones o réplicas a todo aquello que se les pregunta.
        Mientras ellos ríen, otros lloran, sufren. Lo que no entiendo es de qué se ríen. ¿Tanto les cuesta ser un poco más hipócritas y aparecer con un semblante serio y de preocupación? Creo que deberían dejar las risas para cuando nadie les vea, pues dicho sea de paso, motivos tienen para ello.
Y mientras ellos ríen, están consiguiendo que el resto lloremos al perder nuestros trabajos, nuestras viviendas, nuestros pocos ahorros, y en algunos casos ‘desahuciando’ sus vidas de este mundo.

El médico


Tengo un médico de cabecera que es bastante bromista. No hay vez que vaya a su consulta que no me vacile.
Sin ir más lejos, el otro día acudí a verle para conocer  el resultado de unos análisis de sangre que él mismo me había mandado.
¡Es un problema de circulación! –me dijo- ¡Así que te voy a dar un volante! Ahí fue cuando le cogí por el pecho, harto ya de sus tontas bromas sobre mi salud.
Menos mal que me sujetó la enfermera mientras me explicaba que el volante era para el especialista de cardiología.

Una de banderas

Hoy 12 de octubre y preocupado como casi todos los españoles por los sucesos acaecidos en Cataluña, he decidido poner mi granito de a...