A DOS HIJOS


Ninguno de los dos fue menos deseado que el otro. En el primero, quizá, se puso más pasión. En el segundo se buscó más la ternura, la dulzura.
        Pero en ambos hubo amor, mucho amor.

Canción del recuerdo

El ser humano, que es capaz de lo mejor y lo peor, hizo algo impagable: la música. La que te eleva a los más altos estados de euforia, y la que te sume en la más profunda de las tristezas.

        Una de ésas canciones es la que aquí dejo. Una canción que si después de escucharla (no oírla), te muestras indiferente y no te revoluciona los sentidos, debe ser lo más parecido a estar muerto: “tu boca una nube blanca”.

        https://www.youtube.com/watch?v=kcMmniUHOks



Hola nuevamente: Tengo el placer de comunicaros la publicación de mi 4º   libro, titulado   “Relatos para reír y llorar casi a la v...