jueves, 19 de marzo de 2015

A DOS HIJOS


Ninguno de los dos fue menos deseado que el otro. En el primero, quizá, se puso más pasión. En el segundo se buscó más la ternura, la dulzura.
        Pero en ambos hubo amor, mucho amor.

No hay comentarios:

¡Ya toca!

Ya se está acercando el nuevo año y nos encontramos con el mismo problema de siempre: ¡hasta cuándo tenemos que dejar de decir ¡feliz añ...