A DOS HIJOS


Ninguno de los dos fue menos deseado que el otro. En el primero, quizá, se puso más pasión. En el segundo se buscó más la ternura, la dulzura.
        Pero en ambos hubo amor, mucho amor.

Comentarios

Entradas populares