Sólo sé que algo sé


A los pocos días de haber cumplido un año más de los que tenía (normalmente es así en los seres humanos, aunque es verdad que, a partir de cierta edad, un año parezca cada año un poco más), me he dado cuenta de que no sé nada de casi todo, y algo de casi nada.

        Lo cual no es malo teniendo en cuenta que sigo teniendo ganas de aprender, y aunque muchas veces olvido lo que aprendí, y otras no recuerdo si realmente las llegué a aprender, me alegro de poder seguir teniendo la capacidad de hacerlo.


        Eso, y, qué coño, que he cumplido un año más y que me da opciones de seguir asombrándome por cada cosa nueva que se presenta ante mí, aunque reconozca que sólo sé que algo sé.

DERRAME MENTAL CCVI


Hay multitud de plantas y árboles en la naturaleza que no pierden nunca sus hojas. En realidad son la parte viva más púdica del reino vegetal.

Como las hojas



El otoño nos trae la melancolía y nos relaja la euforia del verano. Nos mira con menos luz todo aquello que hicimos hasta ahora y sus vientos hacen que se modifique el paisaje.

Como las hojas, que abandonan sus nidos en los árboles para besar el suelo del cual emanan.

Besos



Todos los besos que te doy son dulces y llenos de amor, salvo aquél que dejé para mañana y nunca pude llegar a darte, convirtiéndose entonces en el más amargo de todos ellos.


Hola nuevamente: Tengo el placer de comunicaros la publicación de mi 4º   libro, titulado   “Relatos para reír y llorar casi a la v...