Día erróneo


Me rebullí en la cama cuando más a gusto me encontraba. Mi mujer, como siempre, me echó en cara que hiciese ruido. No la hice caso y me dispuse a arreglarme como cada día. Cuando estaba listo para marcharme, y acometer aquel precioso día de marzo que con su sol radiante se presentaba ante mí, volví a oír la voz de mi mujer diciéndome que tuviese cuidado, que el día engañaba.


        Como siempre, aunque yo no lo admitiese, tuvo razón. El día engañaba. Tanto que al llegar al trabajo, y encontrarme las puertas de la oficina cerradas, caí en la cuenta de que era domingo. De manera que me volví a casa dispuesto a meterme en la cama, pero ya fue inútil volver a coger el sueño, el que sí embriaga a mi esposa dulcemente dormida y con una sonrisilla en los labios que me hizo incomodar.


El debate


El pasado día 7 estuve viendo, como supongo la mayoría de españoles, el debate entre los tres aspirantes a Presidente del Gobierno y la representante de Mariano Rajoy.
        Tras hora y media de programa en Antena 3, y viendo que aquello que decían no acababa de hacer que me decidiese por otorgarles mi voto, decidí cambiar a la Sexta.

          Tengo que decir que me encontré más de lo mismo, de lo de siempre, y que sigo indeciso. 

EL SEÑOR AMINO: ¿Para cuándo?

A mí no me gusta la política. Lo que pasa es que el otro día estaba pensando en el día del orgullo gay y me pregunté (a la vista de tant...