Oteo


Aquel día me encontraba bastante aburrido, motivo por el cual decidí irme a dar una vuelta. Por el camino recordé ir a echar un ojo a una obra que se estaba realizando a poca distancia de mi casa.


        ¿Quién me mandaría a mí echar nada a ningún sitio? Ahora soy un cíclope y no será que no me he pegado con los obreros para que me devolvieran mi ojo, pero me han dicho que ha caído en el cemento y ya es irrecuperable. Como yo.

No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...