Palabras entre nosotros


Me sucede todos los años. El mismo mes y el mismo día. El recuerdo que nunca se ha ido aparece con más fuerza.

        Las palabras, que sirven para comunicarnos, así como los gestos de complicidad, parecen quedarse latentes en el tiempo.


        Pero no es verdad, porque, a veces, sobran la palabras. Y además, entre nosotros, no necesitamos pronunciarlas para que sean escuchadas. Para decirnos «te quiero».


No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...