Atardecer


Cuando contemplo cada atardecer me enamoro de lo bello que es poder sentir y de todo aquello que en ese instante está presente entre los dos.
 Mi corazón parece decir: ¡sigue, no te detengas tú tampoco ahora, pues este atardecer volverá mañana!
Y volverás a latir igual, distinto, ¡qué más da! Pero estás vivo, pero sigues ahí contemplando el atardecer, y mañana lo verás nuevamente, distinto, igual.
Y volverás a sentir
volverás a querer
volverás a soñar.
Y volverás a ver
mañana amanecer
esperando impaciente
también el atardecer.
Y él te repetirá como hace siempre: no olvides volver mañana a verme, pues volveremos a hablarnos hasta que llegue la luna, como cada anochecer
quizás distinto, quizás igual, seguro hermoso,
y te haré sentir
y te haré vivir una nueva ilusión
un nuevo deseo
una nueva forma de amar
un nuevo sentimiento
porque solo soy lo que soy: el atardecer. Aquel que te dice: ¡sigue, no te rindas, vuelve mañana a verme y te daré lo que necesitas!
Pídeme. Te daré mis colores, mi hermosura, mis sentimientos más puros, mis ganas de vivir.

¿Acaso no es lo que necesitas, acaso no es lo que me has venido a pedir para darle sentido a tu vida?

No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...