Voto


Hoy es día de votar, de revotar. A ver si a la segunda vez va la vencida, porque estar rebotado es lo que parece que le ha ocurrido a mucha gente a la hora de acudir a las urnas, y ha preferido dar de lado a tal casi obligación.

        Yo, aunque he ejercido mi derecho, he estado a punto de no hacerlo, pero luego he pensado en la gran cantidad de cosas que sin quererlo me obligan a hacer a diario, y en tan pocas otras en las que puedo elegir libremente. De modo que decidí revotar.

        Como soy daltónico no distingo entre azul, rojo, morado o naranja, pero no soy sordo (de momento), y tampoco insensible a lo que me transmite cada político.

        No espero mucho, pero tampoco nada, porque ya se sabe que los políticos donde dicen digo, luego dicen Diego.

1 comentario:

pedro serrano dijo...

Hay amigo Pedro eso nos pasa a muchos de nosotros.

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...