A tu lado


Tu espalda contra mi pecho
y yo oliendo la fragancia de tu pelo
el que un día lo hizo de forma distinta
recobrando antiguos placeres.
-----~~-----
Tu piel erizada al besarte
al sentir solo mis labios
tus poros abiertos a mí
recobrando antiguos deseos.
-----~~-----
Tu cuerpo ardiendo por mí
queriendo unir algo más que nuestras almas
dándonos lo de cada uno al otro
recobrando antiguas pasiones.
-----~~-----
Y así recobro antiguos placeres,
deseos,
 pasiones.

Y los hago míos de nuevo... nuestros.


No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...