Análisis



Ante una situación difícil personal o profesional que nos puede llevar a una depresión o un estado alarmante de ansiedad, yo me digo a mí mismo:

        Asume cuanto antes esta pequeña derrota (si así lo consideran otros, también tú si están en lo cierto), y analiza con imparcialidad tu grado de culpabilidad. Luego olvídate de este asunto, de la gente que la compuso, entra en lo positivo y no pienses en cómo saliste de ahí.

        No tengas miedo de exponer la verdad, independiente de que te crean o no, e intenta aclarar con quien lo provocó  lo que realmente ha sucedido para que no pierdan su confianza en ti a pesar de todo, y emprende nuevos caminos con la fe que siempre tuviste tratando de que lo entiendan.

        Piensa que tú también pudiste tener algo de culpa, posiblemente la tuviste. Enfréntate a las consecuencias y asúmelas. Sé sincero contigo mismo y continúa de tal manera que no afecte a tu rendimiento, a tu vida.


        Carpe diem.

No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...