Publicación

Tras intentar en varias editoriales que se publicase alguno de mis libros, y no obtener ninguna respuesta positiva, decidí cortar por lo sano.
      
       Cansado de todo y de todos, mi mundo ya no tenía ningún sentido. De modo que me así una bomba potente alrededor de mi cuerpo. Sujeté el disparador en mi mano izquierda, y en la otra tomé uno de los ejemplares de mi primer libro,  pues quería que mi acción tuviese repercusión a nivel mundial.

        Cuando me encontraba en el hall de una de las editoras más importantes de Cataluña, la cual gratifica generosamente al libro ganador del primer premio, grité con todas mis fuerzas: ¡O me publican el libro o vuelo el Planeta!


No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...