Al levantarse

Mi tío Venancio es un hombre de voluntad férrea. Y muy supersticioso. No hay día en que al levantarse lo haga con el pie izquierdo. Pero un día se nos mata. Hemos tenido que quitarle cualquier objeto que haya delante de su cama y que pueda herirle, y todo ello a causa de su obsesión por levantarse con el pie derecho. Él dice que le da suerte.

        Lo cierto es que no hay quien le haga entender que la pierna derecha la tiene seccionada desde la rodilla para abajo y que la perdió en la guerra civil española, acabando día sí y día también, empotrado contra el suelo y a riesgo de matarse.

No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...