Previsión

Tenía un amigo muy previsor. Lo tenía todo controlado. Se pasó la vida sin probar el alcohol, iba al gimnasio para mantenerse en forma, no cometía ningún tipo de excesos, dormía ocho horas diarias, etc.
        Lo que no tenía previsto era aquel coche, que a toda velocidad, se saltó el semáforo en rojo y acabó con su vida.
        Este preciso momento, el que estamos viviendo y no otro, es el que hay que sentir y vivir. Cuando el semáforo se encuentra en verde.

No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...