Derrame mental LXXVIII

El otro día me vino a casa un recibo con muy mala pinta. Y no me extraña. Venía bastante cabreado del banco porque no quisieron atenderle.

Comentarios

Entradas populares