El desayuno

Había preparado la bandeja con el desayuno como cada domingo. Ya ni siquiera me importaba sobre qué habíamos discutido. Lo cierto es que no puedo olvidarte ni llego a acostumbrarme a que tu lado de nuestra cama esté siempre vacío.

No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...