Viaje

Vengo de un lugar desconocido, igual al sitio donde me dirijo.  Allí, en ambos,  no hay puertas ni ventanas ni barrotes que doblegar.
        No como aquí donde vivo, donde cada día hay que derribar muros que surgen creados por el hombre con desmesuradas ganas de ambición y poder.


No hay comentarios:

El cumpleaños

El otro día fue el cumpleaños de mi mujer, y en su honor, invité a comer a unos veinte comensales. Finalmente solo tres de ellos confir...