Derrame mental LXXVI



Cuando me enamoré perdidamente de mi mujer y me dijo aquello de “Siempre tuya”, nunca creí que se refería a la hipoteca. 


Comentarios

Entradas populares