Derrame mental LXXVI



Cuando me enamoré perdidamente de mi mujer y me dijo aquello de “Siempre tuya”, nunca creí que se refería a la hipoteca. 


No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...