El paraíso




Dios como buen padre tiene la obligación de defender a sus hijos, pero últimamente anda bastante cabreado. Tanto que lo vamos a matar a disgustos.

¡Qué poco pensaba él cuando creó el paraíso que iba a convertirse en fiscal!

No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...