miércoles, 19 de julio de 2017

El cazador cazado




Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arrasan con todo lo que pillan sin importarle los dramas, las cenizas y los cadáveres que van dejando a su paso. Todo les vale porque son poderosos y están bajo el manto de otros poderosos.

        Si antes no son cazados por la verdad, por la justicia, por el derecho a que la gente llegue a un punto de poder, al menos parcialmente, alegrarse de verlo allí privado de su libertad, se alegre porque el cazador haya sido cazado. Es lo que tienen los cobardes, que cuando están en pandilla se creen fuertes y cuando están solos prefieren morir antes que vivir como un pobre desgraciado más de los muchos que él generó.

        Me pregunto cómo debería sentirse de endeudado con su conciencia, al haber elegido esta manera de morir y no cambiarla por el tan visitado hotel de cuatro estrellas cerca de Madrid capital, y dónde, entre pitos y gaitas, no estaría más de tres años y con las comodidades que allí ofrecen a sus clientes más distinguidos. Allí podría lucir colgados todas las cabezas de animales que sacrificó por pura diversión.


        Allá dónde vaya, que se preparen, porque no le arriendo las ganancias, que dicho sea de paso, a la menor que tenga las convierte en «black». 

No hay comentarios:

Como las hojas

El otoño nos trae la melancolía y nos relaja la euforia del verano. Nos mira con menos luz todo aquello que hicimos hasta ahora y sus v...