Palos


Mi vida no ha sido ni mucho menos un jardín de rosas. Tuve que luchar desde muy joven para llegar a conseguir lo que hoy, poco o mucho, he logrado.
   Lentamente fui escalando de nivel social, y hoy día, puedo decir que pertenezco a esa clase de personas acomodadas, sin problemas económicos y con un gusto exquisito por la vida, no dejando a un lado casi ninguno de los placeres que me ofrece.
   Sin embargo, he recibido a lo largo de casi toda mi vida demasiados palos. Palos de todo tipo.

   Es por eso que, cansado de ello, he decidido despedir a mi caddie y dejar el golf.  

1 comentario:

pedro serrano dijo...

Perico con la experiencia que los dejas, pásamelos para lo que me queda....

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...