domingo, 2 de octubre de 2016

Palos


Mi vida no ha sido ni mucho menos un jardín de rosas. Tuve que luchar desde muy joven para llegar a conseguir lo que hoy, poco o mucho, he logrado.
   Lentamente fui escalando de nivel social, y hoy día, puedo decir que pertenezco a esa clase de personas acomodadas, sin problemas económicos y con un gusto exquisito por la vida, no dejando a un lado casi ninguno de los placeres que me ofrece.
   Sin embargo, he recibido a lo largo de casi toda mi vida demasiados palos. Palos de todo tipo.

   Es por eso que, cansado de ello, he decidido despedir a mi caddie y dejar el golf.  

1 comentario:

pedro serrano dijo...

Perico con la experiencia que los dejas, pásamelos para lo que me queda....

¡Ya toca!

Ya se está acercando el nuevo año y nos encontramos con el mismo problema de siempre: ¡hasta cuándo tenemos que dejar de decir ¡feliz añ...