Lunes odioso

A mí me cuesta mucho despertarme por las mañanas. Especialmente los lunes. De hecho, el de la semana pasada lo hice poco a poco, muy lentamente. Me fui al baño, y tras no poder lavarme la cara ni afeitarme me volví a acostar.

        Y es que mis piernas me habían llevado hasta allí, pero mi cabeza aún seguía dormida, y sin rostro que adecentar ¡qué mejor cosa podía hacer!

No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...