Sueñamigos


Anoche tuve un sueño o una pesadilla, según cómo se duerma. Andaba últimamente algo apuradillo con unos temas que me mantenían intranquilo. Sutilmente los hice saber, más por el deseo de desahogo que por encontrar algún consuelo o ayuda.
        En el sueño aparecía en una solitaria calle en medio de la penumbra. Cabizbajo. Abatido. Solo.
        De repente una avalancha de gente pasó junto a mí a una velocidad endiablada. Nadie se detuvo, a pesar de que pude reconocer a alguno que creía conocer.

No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...