El viejo

Ayer, casi sin darme cuenta, he llegado a viejo. Y me acordé de ayer, del otro ayer, del más lejano, del que les tocó vivir a los otros viejos, y al cual yo me enfrento ahora.

Veremos ahora que he aprendido sobre lo que no conseguí ver antes.


No hay comentarios:

El cazador cazado

Son algunos, no demasiados, los que con sus ansias de poder, de acumular riqueza, y de su cochambrosa forma de percibir la vida, arras...